Un poco de historia...

 
 

Somos un grupo que surgió gracias al Centro Nacional de Anillado de Aves (CENAA) y trabaja en el estudio de migraciones de aves a través del anillado, rehabilitación de aves rapaces y educación ambiental, que lleva como pilares fundamentales la pasión y compromiso por la ornitología.

Iniciamos este proyecto con la convicción de generar un tránsito fluido de información entre las personas que se dedican a esto.

Esta página viene gestándose hace 3 años, en los cuales trabajamos intensamente para volverla realidad. Tiene el objetivo de crear una base de datos virtual y permanente que contribuya a la socialización de la información, generando compromiso, compañerismo y confianza, para lograr una comunidad que comprenda la importancia del cuidado y relevamiento de nuestras especies, brindando, a su vez, datos históricos que sirvan de antecedentes, fundamento y sostén para futuras investigaciones y trabajo de anillado de aves.

Respecto del Anillado de Aves

El anillado de aves se inicia en Sudamérica y Argentina en 1912, en manos de Claes Olrog, quien desde 1947, desempeñó los cargos de profesor e investigador de la Universidad Nacional de Tucumán. Sus aportes a la ornitología han sido extraordinarios. Publicó 116 trabajos entre los que se encuentran descripciones y registros de nuevas especies de aves en nuestro país.

El primer resultado se dio en 1949 con la recaptura de una Platalea ajaja o Espátula rosada, anillada de pichón, a 30 km del sitio de captura. En 1985 luego del fallecimiento de Olrog, un grupo de zoólogos, discípulos de éste, crearon el CENAA. El Centro Nacional de Anillado de Aves (CENAA) comprende tareas de estudio de las migraciones de aves, formación de nuevos ornitólogos, fundación de una biblioteca especializada en el tema, la creación de un banco computarizado de datos y la centralización de información con la ayuda de ornitólogos y naturalistas de Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela, Colombia, Chile, Perú, Bolivia, Canadá y Estados Unidos.